10/4/07

miercoles santo

Llovía. La noche estaba espesa.
Eramos poquitos. Empezamos leyendo.
La poesía a veces parece ser la protagonista de nuestros encuentros. Después vino la música, las canciones de nuestros compañeros cantautores y cuatro pasos de tango que borraron las palabras.
Fue una noche especial, como todas. Íntima, entre amigos. Como siempre, como cada miércoles.

En una rueda perdida en el barrio de gracia la rosa del foc arde

1 comentario:

Cordobés con seudónimo dijo...

Cómo me gustaría viajar como un rayo y aparecerme en uno de esos miércoles. Solamente llegar así sería una obra de arte! Les deseo que pasen hermosas noches!